The Cribs estrena nuevo álbum: 24-7 Rockstar Shit

Para cuando The Cribs saltaron a la fama, muchos años habían pasado del encumbramiento del indie. Ese género que muchos dicen que no lo es, en donde se condensan las ideologías de una clase suburbana ávida por demostrar lo que lleva dentro. Ahí, la guitarra se vuelve un personaje más. Es a través de los riffs que se intenta sacar lo que parece no tener punto de escape. Muchos años habían pasado del Nevermind de Nirvana, pero no por ello el mensaje dejaba de tener importancia. Entre gritos, tamborazos y guitarrazos, The Cribs se erigía como una alternativa en el Reino Unido que recordaba a quienes les dieron forma, bandas como Beat Happening, Orange Juice o The Smiths.

10 años después del Men’s Needs, Women’s Needs, Whatever. —probablemente su obra cumbre—, The Cribs regresan al estudio para volver a la crudeza. Qué mejor que contar con una de las mentes maestras que convirtieron un género segregado, en la pasión de multitudes: Steve Albini, quien en su currículo incluye a Nirvana, Pixies, Godspeed You! Black Emperor o Jarvis Cocker.

Cover CRIBS

5 días bastaron para plasmar lo que mejor saben hacer. Y en cintas, a la antigüita. Como verdaderos rockstars, The Cribs regresan a las raíces, a las tardes reunidos en la casa de algún miembro que tenía la familia (y los vecinos) más permisiva como para que se la pasaran haciendo un escándalo, lanzando decibelios por doquier. De lo que originalmente iba a ser un EP, terminó desprendiéndose un álbum. Las cosas así, espontáneas, muchas veces salen mejor que las planificadas con cálculos precisos, eso lo saben todos.

Sólo queda escuchar el 24-7 Rock Star Shit, y decidir si lo de antes le va bien a los Cribs… que seguro sí, si no, sus ídolos como Johnny Marr o Calvin Johnson, no hubieran compartido instrumentos con los muchachos…